Aquest lloc web utilitza galetes per aportar una millor experiència de navegació i un servei més personalitzat. Si continues navegant, considerem que acceptes el seu ús. OK

Intoleràncies alimentàries

La alimentación ecológica está formada por productos procedentes de cultivos que no han empleado ni abonos químicos, ni pesticidas, ni transgénicos susceptibles de alterar la salud de los consumidores y del ecosistema. Dicho en otras palabras, la agricultura ecológica es respetuosa con el medio ambiente, el hombre y los animales.
La intolerancia a la lactosa es más frecuente de lo que pensamos. La lactosa es un nutriente - un tipo de azúcar - que encontramos en todas las leches de los animales mamíferos. Para que el cuerpo humano pueda digerir correctamente la lactosa necesita de una enzima digestiva específica producida en el intestino delgado denominada lactasa. Con la edad, va disminuyendo la producción de lactasa. De hecho, hay niños que, desde muy pequeños, ya tienen un déficit de producción de lactasa y, a partir de los 3 años, la producción de esta enzima va cada vez a menos. Esta evidencia natural es el principal argumento para afirmar que la leche no es un alimento adecuado para los humanos a partir de cierta edad.