Este sitio web utiliza cookies para aportar una mejor experiencia de navegación y un servicio más personalizado. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Aceptar

¿Qué es la moxibustión?

Se basa en usar el calor de la artemisa para sanar

Publicado el 07 de Enero de 2015

La moxibustión es una de las técnicas de la Medicina Tradicional China (MTC). Se basa en usar el calor de la artemisa para sanar. Una vez secas, las hojas de artemisa se muelen y su polvo en incandescencia alcanza los 500 y 600 grados centígrados (se trata de un calor seco de gran calidad terapéutica cuando se aplica sobre los puntos de acupuntura, meridianos y zonas).

 

Características de la artemisa

- Su aceite esencial contiene cineol, linalol o tuyona, además de taninos, adenina, colina y vitaminas A, B y C.

- Entre sus múltiples propiedades destacan que es tónica, aperitiva, digestiva, antiinflamatoria, antimicrobiana y analgésica.

- Tradicionalmente se utilizaba para regular el ciclo menstrual de la mujer, así como calmar los dolores propios del periodo y fortalecer la matriz.

- Es indicada también en casos de anorexia, anemia, vómitos y atonía nerviosa.

- Popularmente se utiliza para ayudar a la madre a recuperarse del parto.

 

¿Cuáles son los usos de la moxibustión?

Antiguamente, la moxibustión se usaba para fortalecer la salud y prevenir las enfermedades.

Esta técnica calienta los meridianos y dispersa el frío y la humedad. Por otra parte, favorece y regula el flujo de la circulación de la sangre y de la energía, además de recuperar el Yang.

Es analgésica, desintoxicante, antiinflamatoria en los dolores reumáticos, regula el metabolismo y el aparato digestivo, y es eficaz para mejorar el sistema inmunitario.   

 

¿En qué enfermedades es apropiado usar la moxibustión?

Según la MTC, existen enfermedades Yin y enfermedades Yang.

- Las enfermedades Yin son de metabolismo lento, frías, y se vuelven crónicas. El pulso de la persona suele ser débil, lento y profundo, y puede presentar una lengua pálida, hinchada, y con marcas dentales en los bordes. En este tipo de cuadro de vacío es donde sería acertado el uso de moxas.

- Por el contrario, las enfermedades Yang acostumbran a ser de aparición rápida (ejemplo: una intoxicación o un accidente con traumatismo), son calientes y muestran cuadros agudos. El pulso puede ser superficial, rápido y tenso. En estos casos, la moxa está contraindicada.

 

Moxibustión en forma de conos

El polvo de artemisa se puede utilizar en forma de conos.

- Moxibustión directa: los conos se aplican directamente sobre la piel. Se enciende el primero y se van quemando conos hasta que el paciente no tolere el calor.

- Moxibustión indirecta: en este caso, se coloca un elemento entre la piel y los conos, como una rodaja de ajo o jengibre. De este modo, también se aprovechan las cualidades fungicida y calorífica del ajo y del jengibre.

 

Moxibustión en forma de puro

La forma más utilizada de la artemisa es el puro, el cual se enciende y se aproxima a la piel, entre 3 y 5 minutos, a una distancia de unos 3 cm. En este caso, se va calentando suavemente para que el calor penetre en profundidad antes de que el paciente sienta quemazón. Este es el método más recomendable.

 

 

 

 

Contraindicaciones de la moxibustión

- Hay que ir con cuidado de no quemar al paciente.

- No debemos utilizar la moxibustión en enfermedades que se caracterizan por calor.

- La moxibustión nunca se usa cuando hay fiebre a partir de los 38 .

- No es recomendable aplicarla en la cara.

- En embarazadas, no es conveniente la moxibustión en abdomen ni en zona lumbo-sacra.

- Hay que evitar puntos o zonas donde están los grandes vasos sanguíneos.

 

Autora del artículo: María José Muñoz Ortiz

Terapeuta en FAC Centre Terapèutic Alternatiu de Catalunya