Drenaje linfático

Rosa Escudero: “La finalidad del drenaje linfático es activar la circulación de la linfa para que ésta no se estanque ni se sature de sustancias de desecho”

¿En qué consiste el drenaje linfático?

Es un método de masaje terapéutico. Consiste en una serie de maniobras manuales en las que se utilizan movimientos precisos, lentos y rítmicos con el fin de mejorar las funciones esenciales del sistema linfático.

 

¿En qué casos está especialmente indicada esta terapia?

Es imprescindible y muy eficaz en el tratamiento de los linfedemas primarios y secundarios. También juega un papel importante en numerosos trastornos y patologías. Edemas linfostáticos de origen traumático (hematomas, síndrome cervical o latigazo, rotura de fibras musculares, tratamiento post-fracturas, distrofia de Sudeck, tratamiento de cicatrices, etc.). Edemas linfostáticos locales por intervenciones quirúrgicas. Tratamientos osteomusculares y del tejido conjuntivo. Edemas locales del sistema nervioso central y periférico (cefalalgias, trastornos auditivos, neuralgia del trigémino, parálisis facial, etc.). Trastornos neurológicos (dolores somáticos, esclerosos múltiple, etc.). Trastornos neurovegetativos (estrés, insomnio, distonía neurovegetativa). Trastornos vasculares periféricos. Patologías crónicas de las vías respiratorias (sinusitis, otitis crónica, etc.).

 

Es frecuente asociar la terapia de drenaje linfático con la retención de líquidos. ¿Por qué?

Sí. Porque la finalidad del drenaje linfático es activar la circulación de la linfa para que ésta no se estanque ni se sature de sustancias de desecho. Las maniobras específicas del drenaje linfático favorecen el paso de la linfa hacia los ganglios linfáticos regionales superficiales. De este modo, evitamos la retención de líquidos.

 

 

¿Qué función realiza en el organismo el sistema linfático?

El sistema linfático tiene dos funciones importantes. La primera función la realiza como sistema circulatorio. ¿Cómo? A través de una extensa red de vasos por donde circula la linfa desde que se forma en los tejidos hasta que entra en el sistema circulatorio sanguíneo. La segunda función la realiza como parte del sistema inmunitario. ¿De qué manera? Produciendo células y anticuerpos para la defensa del organismo.

 

¿Qué relación se establece entre el sistema linfático y el sistema inmunológico?

Nuestro organismo está continuamente expuesto a la invasión de elementos nocivos que pueden dañar nuestra salud. El sistema inmunológico nos defiende de ellos. Tiene la función de detectar y luchar contra los agentes patógenos para evitar infecciones. El sistema linfático tiene la función de drenar y filtrar. Reúne el exceso de líquido de los tejidos del cuerpo y lo retorna a la sangre. Los ganglios linfáticos fabrican las células inmunitarias para ayudar al cuerpo a combatir las infecciones y también filtran el líquido linfático y eliminan bacterias y agentes nocivos. Cuando el líquido linfático reconoce a las bacterias, los ganglios linfáticos producen más glóbulos blancos para combatir la infección.

 

¿Qué relación aguarda el drenaje linfático con el sistema nervioso?

El drenaje linfático manual actúa directamente sobre el sistema nervioso neurovegetativo y sobre la inhibición de los estímulos dolorosos. Desempeña un gran efecto sedante y relajante. ¿Gracias a qué? A la activación del sistema nervioso parasimpático, que crea una acción simpaticolítica. Esto ocurre por las manipulaciones lentas, rítmicas y extremadamente suaves que se efectúan en el masaje.

 

¿Cómo contribuye la terapia de drenaje linfático en el proceso de desbloqueo Keymac?

Las terapias que se ofrecen dentro del Método Keymac van destinadas a liberar la energía estancada en nuestro cuerpo debido a impactos emocionales negativos no liberados. Esta energía estancada favorece la aparición de bloqueos energéticos que, con el tiempo, pueden debilitar órganos y sistemas y generar inflamaciones y trastornos físicos y psíquicos de mayor o menor grado.

Como ya he comentado, el drenaje linfático manual incide directamente sobre el sistema nervioso neurovegetativo, favorece la circulación linfática y la activación del sistema inmunitario. Con él, se favorece, por ejemplo, en los procesos en los que la alteración del sistema nervioso (como es el caso del bloqueo de plexo) provoca síntomas de angustia, ansiedad, insomnio, etc. o problemas respiratorios (asma, alergias, etc.). O en el caso del bloqueo de impotencia que se forma en los riñones (miedos, impotencia, etc.) tiene consecuencias físicas como afecciones en los riñones, dando lugar a retención de líquidos, entre otros problemas.

 

Terapeuta: Rosa Escudero

Solicita más información