Terapia emocional y física (DEF)

Cómo trabajar las emociones a través del cuerpo físico para lograr un bienestar integral. ¡Descubre la terapia emocional y física DEF!

La terapia emocional y física DEF obedece literalmente a las siglas “Desbloqueo emocional y físico”. Es una terapia que sólo se imparte en el Centro FAC. Su objetivo es deshacer los bloqueos energéticos y emocionales fijados en el cuerpo y mitigar las dolencias físicas y emocionales.

Esta terapia física y emocional puede aplicarse a través de diferentes técnicas terapéuticas. Es por ello que puede desarrollarse de manera distinta con el fin de adaptarse a las necesidades de cada paciente.

Conozcamos esta terapia emocional y física de la mano de los terapeutas Sergio Sánchez, Cristina Poll, Nuri Humet, Katja Meixner.

 A través del cuerpo físico deshacemos los bloqueos emocionales y la persona recupera su bienestar integral

 

Comentábamos en la introducción que la terapia emocional y física DEF sólo se aplica en el Centro FAC. ¿Podríais explicarnos con un poquito más de profundidad en qué consiste?

El término DEF surge de la necesidad de ofrecer una terapia dentro del tratamiento Keymac que permita deshacer los bloqueos energéticos que se han fijado en el tejido corporal.

El DEF se origina bajo la creencia de que todo lo que vivimos se queda, de algún modo, reflejado en el cuerpo, tanto los impactos emocionales como los físicos.

Por ejemplo: si observamos un perro que ha sido apaleado, podemos ver cómo está siempre en estado de alerta. Al mínimo ruido da un respingo, su cola tiende a estar caída o entre las piernas, es desconfiado, etc. Su experiencia traumática de los golpes recibidos se ha fijado en su sistema nervioso, que está alterado e hiperexcitado.

Esto mismo ocurre con nosotros. Si, por ejemplo, recibimos una noticia dura o desagradable que nos afecta puede que se nos bloquee el diafragma (ya que la noticia nos corta la respiración) y que, si no vemos cómo solucionar la situación, nos genere sentimientos de impotencia. Estos sentimientos derivarán inicialmente en dolor lumbar y, a la larga, si no conseguimos solucionarla, nos podrían terminar creando hipotiroidismo. Nota: la glándula tiroides es la que regula el resto de glándulas; si recibe el mensaje de que no hay nada que se pueda hacer, baja su actividad a mínimos.

 

¿Cuál sería el punto de partida para empezar a aplicar la terapia emocional y física DEF?

Esto depende de cada terapeuta pues cada uno adapta sus propios recursos terapéuticos a las necesidades del paciente. Es por ello que las sesiones pueden desarrollarse de maneras muy distintas. Os mostramos un par de ejemplos para ilustrarlo:

Ejemplo 1:

En algunas ocasiones, una vez que el paciente ya esté estirado en la camilla, le preguntaremos cómo se encuentra. Su respuesta nos indicará cuál es la faceta que está más consciente en él en el día de hoy (la física, la emocional o la mental) y ese será nuestro punto de partida:

-Así, si observamos que el paciente nos habla desde la vertiente física o somática, empezaremos aplicando la terapia desde una forma más “corporal”. Haremos que la persona note sus músculos, relajaremos contracturas y compaginaremos el movimiento del cuerpo con la respiración.

-Si, por el contrario, la respuesta del paciente denota un estado más mental, la sesión la enfocaremos a relajar la mente. Lo haremos mediante técnicas que incluyan visualizaciones, el uso de la voz (sonidos curativos) y la respiración consciente.

-Si la respuesta del paciente aborda estados emocionales, le ofreceremos una escucha empática (práctica de la Comunicación No violenta). Así conseguiremos que la persona pueda tener mayor claridad de cuáles son las emociones que están presentes. Asimismo, daremos espacio a sentir estas emociones, ver qué juicios aparecen, y qué mensaje traen dichos juicios. Finalmente, podemos observar qué necesidades profundas no están siendo honradas y, una vez hecho esto, llevaremos el aprendizaje al cuerpo.

Ejemplo 2:

En otras ocasiones, podemos empezar la sesión haciendo un trabajo a nivel craneal. Así, conseguimos que la persona baje la velocidad mental, deje a un lado su rutina, y se centre en la terapia. Esto nos permitirá que la persona entre en un estado de relajación y podremos entrar más profundamente en los bloqueos.

 

¿Cómo se trabaja el cuerpo energético y el emocional a través del cuerpo físico?

El cuerpo físico es la expresión “material” del cuerpo energético y emocional. Si tomamos conciencia y prestamos atención a lo que le sucede, adquirimos información de aquella parte emocional y energética de nosotros mismos que no vemos. Notar el cuerpo nos calma la mente. Notar el cuerpo nos permite sentirnos más enraizados. De este modo, recibimos una percepción más completa de nosotros mismos y un mayor sentido de plenitud.

Partiendo de la base que el cuerpo es la expresión materializada de nuestro cuerpo energético y emocional, todo lo que vivimos y sentimos también se expresa en nuestros tejidos. Así, tocando el cuerpo, relajándolo y movilizándolo podemos liberar lo que está fijado, facilitando que afloren emociones enquistadas y los recuerdos asociados a ellas.

 

Cada paciente es único, hecho que hace que no todos necesiten recibir la terapia de un mismo modo. ¿En qué os basáis para poder ajustar la terapia a las necesidades concretas de cada paciente?

En primer lugar, es importante centrarse en el momento presente del paciente para trabajar aquello que en ese preciso instante le provoca algún tipo de malestar. También es muy importante tener en cuenta la ficha del paciente ya que nos ofrece una visión energética y emocional de su estado general. Además, durante la sesión, tenemos que estar atentos a las sensaciones que nos transmite el cuerpo del paciente y a todo lo que pueda ir surgiendo.

Cada persona trae en cada momento un estado único. Cuánta más honestidad hay en ver lo que está presente, más concreta y única es la sesión. Una manera de saber que la sesión está siendo única es observándose a uno mismo como terapeuta. Así comprobamos que estamos completamente involucrados en el momento presente.

Cada uno de nosotros tiene en su repertorio terapéutico varias técnicas, las cuales permiten adaptarnos a las necesidades del paciente. Por ejemplo, se puede aplicar la terapia desde el tacto más sutil y profundo que ofrece la terapia craneosacral, la polaridad o la osteopatía visceral. También puede enfocarse mediante técnicas de masaje, mecimiento, movimiento y quiropraxia. Incluso podemos hacer uso de la palabra, a través del diálogo. Todo depende del grado de tensión, consciencia, apertura, receptividad, rigidez, bloqueo, etc. que presente el paciente en ese momento.

 

¿Cómo se siente una persona después de recibir una sesión de la terapia emocional y física DEF?

Depende mucho de cada sesión, de la persona, de lo trabajado, del momento en el que esté, etc. Algunas veces la persona puede sentir ligereza, relajación agradable y descarga a nivel muscular. Otras veces puede notar más peso o cansancio. En otras ocasiones, agradecimiento profundo; a veces claridad mental, etc.

Puede que durante las primeras 48 horas después de una sesión haya recrudescencia de algunos síntomas o estados emocionales. Esto es positivo ya que nos indica que el sistema está respondiendo al tratamiento. Es decir, se está liberando lo que se ha desbloqueado, reorganizándose y dando lugar a una autorregulación organísmica.

 

¿Cuáles son las dolencias, tanto físicas como emocionales, en las que la terapia emocional y física DEF está especialmente indicada?

Esta terapia está indicada para cualquier tipo de dolencia física. A nivel emocional, es especialmente recomendable en los casos de desórdenes que hayan podido provocar bloqueos físicos o energéticos. Con esta terapia podemos trabajar aquellas dolencias que nos han dejado huella y que han condicionado nuestra manera de ver el mundo.

 

Terapeutas: 

Cristina Poll

Sergio Sánchez

Nuri Humet

Katja Meixner

 

 

Solicita más información