Bloqueos cerebrales, pensamientos circulares y afirmaciones positivas

¿Sueles darle muchas vueltas a las cosas?

La tendencia a tener pensamientos circulares está relacionada, bajo nuestro punto de vista, con un bloqueo cerebral.  

Según la metodología Keymac, los bloqueos cerebrales se asocian a la velocidad mental. Si bien es cierto que la velocidad mental es innata en cada uno de nosotros, es importante que esta esté sujeta al punto de equilibrio de cada cual. 

En este sentido, la directora del Centro FAC, Griselda Vidiella, sostiene: “Si no expresamos lo que sentimos, creamos un estancamiento de la energía verbal”. Y, en relación a esta cuestión, añade: “Si bloqueamos la comunicación verbal y la convertimos en energía mental, aceleramos nuestro inequívoco punto de equilibrio”. 

En relación a esta cuestión, intenta recordar alguna ocasión en la que experimentaste alguna emoción desagradable pero no supiste o no quisiste expresar. ¿Notaste como, al no verbalizar tus sentimientos, tu mente empezó a parlotear insistentemente generando un crecimiento exponencial de pensamientos circulares?

Ten en cuenta que, cuanto más te alejas de tu punto de equilibrio al cual hace referencia Griselda Vidiella, más dificultades tendrás para “desconectar”. Así pues, es fundamental tomar consciencia de la importancia de verbalizar de forma asertiva lo que piensas o sientes para evitar esta sobrecarga mental. 

bloqueos-cerebrales

La importancia de generar pensamientos positivos-creativos

Habiendo visto la relación existente entre los pensamientos circulares y los bloqueos cerebrales, es muy importante transmutar los pensamientos negativos en pensamientos positivos ya que, cuando un pensamiento se repite de forma continuada, acaba generando un patrón mental que constituye el filtro a través del cual percibes todo lo que vives. 

“No podemos cambiar una mente obsesiva o negativa dándole órdenes para que deje de funcionar de ese modo. La única manera de cambiar estos pensamientos es aplicar el principio de polaridad e irnos al otro extremo. En otras palabras, debemos cambiar un pensamiento negativo por otro positivo-creativo”. 

Así de claro nos propone Griselda Vidiella que tratemos a nuestra mente si queremos equilibrar los pensamientos negativos. 

¿Por qué? 

Porque las afirmaciones positivas que te repitas a ti mismo cada día serán semillas que plantarás en tu mente desde las que brotarán patrones positivos que te permitirán percibir la realidad desde una actitud amorosa y compasiva.

Si quieres empezar ya a practicar, te recomendamos que este tipo de enunciados sean cortos, claros, afirmativos y estén conjugados en primera persona y en tiempo presente. Por ejemplo, en el contexto actual, resulta muy útil repetirse a menudo afirmaciones del tipo: “Confío en mí y en la vida”, “Convivo con la incertidumbre de forma serena”, “Acepto los cambios con positividad”, “Me siento tranquilo”, “Estoy en equilibrio”, etc.

La escritora y oradora estadounidense Louise L. Hay fue una de las principales defensoras del poder de las afirmaciones positivas y desde el Centro FAC es una herramienta que siempre recomendamos para activar lo que se conoce como principio de sincronización.

Si te interesa descubrir con mayor profundidad cómo integramos este tipo de prácticas en el programa personal de salud que te ofrecemos, te animamos a descargar aquí la guía completa de la metodología Keymac.

    Solicita más información




    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies