7 aspectos a tener en cuenta cuando hablamos del insomnio

El ritmo de vida acelerado, las presiones económicas y laborales, las preocupaciones de nuestro día a día, o los hábitos de vida poco saludables están incentivando que cada vez sean más las personas que padecen algún tipo de trastorno del sueño. Es por ello que creemos oportuno recordar algunos aspectos a tener en cuenta cuando hablamos concretamente del insomnio.

1. LA IMPORTANCIA DE CONCILIAR UN SUEÑO REPARADOR

Es importante tomar conciencia de la importancia de conciliar un sueño reparador ya que invertimos, aproximadamente, un tercio de nuestra vida en dormir. Esta acción que nos parece tan rutinaria -y a la que a veces no le prestamos la atención que se merece- juega un papel fundamental en nuestra salud integral ya que, mientras dormimos, llevamos a cabo funciones fisiológicas fundamentales para nuestro equilibrio físico y psíquico como consolidar la memoria, restablecer almacenes de energía celular, y restaurar la homeostasis del sistema nervioso central y del resto de los tejidos.

En el año 1860, el fisiólogo Claude Bernard afirmó que el cuerpo físico tiene la capacidad de mantener y regular sus condiciones internas y, en esta línea, el también fisiólogo Walter B. Cannon acuñó en el año 1993 el término “homeostasis” para referirse a los mecanismos que mantienen constantes las condiciones internas de un organismo, a pesar de las alteraciones que se produzcan en el medio externo. Así, el cuerpo tiene la facultad de autorregularse para mantenerse en equilibrio ya que ese es su estado natural.

2. ¿CUÁNDO PODEMOS HABLAR DE INSOMNIO?

Cuando tenemos problemas vinculados con el sueño que superan nuestra capacidad adaptativa y autorreguladora, estamos ante un trastorno patológico del sueño que puede afectarnos a nivel físico, psicológico y conductual.

3. EL INSOMNIO AFECTA A UN 46% DE PERSONAS EN ALGÚN MOMENTO DE SU VIDA

El insomnio es el trastorno del sueño más habitual y uno de los que mayor impacto tiene a nivel sanitario, terapéutico y social. De hecho, se estima que el insomnio afecta a un 46% de personas en algún momento de su vida y llega a convertirse en un problema crónico entre un 10 y un 12% de la población, según datos del Instituto del Sueño.

4. SÍNTOMAS DEL INSOMNIO

Gran dificultad para conciliar el sueño, es decir, la persona pasa mucho tiempo acostada dando vueltas en la cama antes de poder dormirse.

Despertarse con frecuencia durante la noche o dormir a ratos.

Despertarse demasiado pronto con la imposibilidad de volver a dormirse.

No sentirse bien descansado después del sueño nocturno.

5. CONSECUENCIAS DEL INSOMNIO

A pesar de que estos son los síntomas del insomnio que incumben al sueño nocturno, este trastorno también puede tener afectaciones en nuestro funcionamiento diurno. El sueño es un modulador de la regulación de la glucosa, de la liberación de hormonas y de la función cardiovascular, y modificar constantemente su duración puede traducirse en consecuencias negativas a nivel metabólico, cardiovascular, cognitivo y emocional. Las principales consecuencias que se derivan del insomnio son:

> Fatiga y malestar general.

Estrés, depresión e irritabilidad.

Cambios de humor.

Empeoramiento de la memoria.

Disminución de la capacidad de atención.

Deterioro de la respuesta motora.

Retraso en la capacidad de reacción ante estímulos.

Disminución de la capacidad de toma de decisiones.

Posibilidad de desarrollo de cambios sensoriales como la reducción del campo visual o la ralentización del habla.

6. EL INSOMNIO Y LOS BLOQUEOS CEREBRALES

Según la metodología Keymac, un sistema terapéutico propio del Centro FAC, el insomnio puede guardar relación con un bloqueo cerebral.

En base al sistema Keymac, cuando tenemos un bloqueo cerebral, sentimos que nuestra mente no para, es decir, estamos constantemente dándole vueltas a las cosas y es habitual que nos obsesionemos con temáticas recurrentes. Todo ello contribuye a que no consigamos descansar bien, de manera que, como apuntábamos, nos puede costar coger el sueño o despertarnos varias veces por la noche.

Para más información sobre los bloqueos energéticos clica aquí. 

7. CAMBIAR PENSAMIENTOS NEGATIVOS POR PENSAMIENTOS POSITIVOS-CREATIVOS

Es habitual que las personas nos apeguemos a nuestros pensamientos haciéndonos así esclavos de ellos. Tal y como afirma la filósofa Elsa Punset: “Al ir a dormir, el cerebro suele tender a pensar en las cosas malas que le han ocurrido durante el día. ¿La clave? Invertir la tendencia: recordar al menos diez cosas positivas, aunque sean pequeñas“. En este sentido, la directora del Centro FAC, Griselda Vidiella, apunta: “No podemos cambiar una mente obsesiva o negativa, dándole órdenes para que deje de funcionar de ese modo. La única manera de cambiar esos pensamientos es aplicar el principio de polaridad e irnos al otro extremo. En otras palabras, debemos cambiar un pensamiento negativo por otro positivo-creativo”. De este modo, entrenaremos a nuestra mente para neutralizar los pensamientos negativos.

Partiendo de un enfoque integral del ser humano, el cuerpo físico es el reflejo de nuestro estado a nivel emocional, mental y energético. Es decir, el cuerpo físico suele ser la alarma que nos puede estar indicando que hay cuestiones no resueltas relativas a nuestro campo emocional, mental o energético. El insomnio puede ser una de estas señales y es por ello que merece la pena prestarle nuestra atención y empezar a tratarlo, para así mejorar nuestra calidad de vida.

Fes la teva pre-inscripció ara!